Desde los tiempos de Erich Salomon se ha convenido en denominar periodismo gráfico al conjunto de prácticas heterogéneas que tienen como común denominador el uso de imágenes con fines informativos. Las revisiones históricas de este fenómeno nos proponen una visión idealizada que obvia la naturaleza comercial de esta actividad y su relación con otras prácticas del lenguaje visual. Esta perspectiva occidentalizante se sustenta en una serie de concepciones predominantes que merece la pena revisar.

La exposición parte de la firme convicción de que necesitamos imágenes para informar y propone un recorrido visual que cuestiona algunas de estas concepciones predominantes que mitifican y simplifican una práctica compleja. Una oportunidad para redescubrir desde otro punto de vista, las imágenes más poderosas de la historia del periodismo gráfico.